En la actualidad una de las terapias que ofrecen más esperanzas en el tratamiento del alzhéimer es la que utiliza factores neurotróficos –proteínas que protegen a las neuronas y facilitan su supervivencia– como el factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC). Existen, sin embargo, diversos problemas que dificultan su uso, ya que no es posible controlar su liberación, y por ello se podrían liberar dosis demasiado altas que resultaran neurotóxicas, y tampoco es posible dirigirlos específicamente al tejido enfermo.

Si quieres leer la noticia pincha AQUÍ

Sin votos aún.
Por favor, espere...